¿Cómo aumentar la seguridad de tu cuenta de WhatsApp?

Una de las patas con las que sentimos que cojean nuestros móviles inteligentes es en el tema de la seguridad. Y aunque mucho se haya avanzado en este apartado, siempre quedará la espinita, el gusanito de la curiosidad, o del pánico, de creer o sospechar que nuestros datos están en peligro.

Pero hablemos de WhatsApp.

La aplicación de moda. La más usada. La que nos va bien para comentar el último partido de fútbol o para organizarnos entre colegas o entre miembros de la comunidad de vecinos. La que usamos para la mayoría de las cosas. ¿Qué hacer cuándo sospechamos que la seguridad de nuestros datos de WhatsApp podrían estar en peligro?

Desde luego: protegerla. Blindarla.

Aquí algunos consejos para lograrlo.

Seguridad en dos pasos

Todos los sistemas operativos móviles –sí, incluso Windows Phone 8.1- permiten instalar aplicaciones de terceros (y de confianza) para proteger tus aplicaciones de mensajería instantánea con una contraseña. Una adicional, si es que ya tienes el desbloqueo de la pantalla de inicio.

De esa manera, aumentas por 2 la seguridad de tu cuenta de mensajería instantánea. Además, es válido para otras apps similares.

 

Cuidado con lo gratis

Somos curiosos. Siempre lo hemos sido. Pero a veces la curiosidad nos hace pecar de inocentes. En internet, aún hoy a estas horas, se siguen cometiendo robos de datos de personas que pican en busca de algo gratis. Puede ser una película, un programa, una beca gratis en los Estados Unidos, lo que sea. Total es que hacen clic, y ya está. ¡Datos robados!

¿El consejo? Cuidado con lo que te ofrezcan con el cartel de gratis, y además traiga un enlace bastante raro. Si tiene mala pinta, es porque tiene mala pinta. Fin.

Sentido común

En este consejo no vamos a ser muy elaborados. Pero de verdad que se sigue viendo cada cosa, que a veces da para escribir un culebrón.

Situaciones tan sencillas como colarse en una red de WiFi pública, donde cualquier hacker podría robar los datos que quiera, es algo que debe evitarse. Prestar el móvil a desconocidos, e incluso a conocidos; o dejar el móvil sin contraseña ni nada en cualquier lugar, de confianza, mientras se va a hacer otra cosa (en el gimnasio, en la oficina, en donde sea).

Utilizar un poco de sentido común, o tenerle un poco de recelo a los demás. Como lo quieras mirar.

Lo importante de todo el rollo es que seas capaz de analizar que a veces los buenos samaritanos pueden tener malas intenciones, y lo que parece inofensivo acaba por comprometer tus datos en la red, por duplicar tu cuenta de WhatsApp y por utilizar tu nombre, tu santo nombre, para difamar o cometer cualquier delito electrónico.

Conclusiones

Así de sencillo.  Y así de práctico.

Nada como prevenir para no estar con lamentaciones.

No tienen por qué ser medidas exorbitantes y exageradas. Con que tomes tus recaudos y seas responsable con el uso y el resguardo de tu móvil, todo estará bien, nadie podrá hacer uso del famoso programa whatsapp espiar chat y ver tus conversaciones privadas.

¡Garantizado!